Lo peor que le puede pasar a un padre.

 

20160618_164711

Imagen Isaac Ayabaca

El tiroteo en el bar Pulse en Orlando, el 11 de junio, me hizo recordar una conversación que tuve hace unos meses atrás, con unos muy queridos amigos de la adolescencia; entonces, estaba mi amiga heterosexual y mi amigo homosexual, cuando ambos coinciden en una frase: “Lo peor que le puede pasar a un padre o a una madre, es que su hijx sea homosexual; puede matar, que los padres le van a ayudar a esconder el cadáver, pero jamás aceptarán que sea homosexual”.

No pude molestarme con el comentario… Cómo podía hacerlo? Si, desde mucho antes de nuestros abuelos, todos los que formamos esta sociedad, hemos naturalizado la violencia al punto de que nos parece repugnante que nuestros hijos amen a otras personas, pero los motivamos con mucho esmero para que agredan a los demás.

Y esta actitud no solo se da para la comunidad GLBT, el amor en general, está estigmatizado; vi a mi hijo, hace un tiempo, decirle a su hermano que se cubriera los ojos en una escena de un beso; le explicamos que no tiene nada de malo ver a un par de personas dándose muestras de cariño, que sus padres lo hacen y muchas personas en el mundo también y que eso es bueno. Al preguntarle el por qué de su reacción, su respuesta fue que le hacía sentir incómodo, que afuera la gente critica eso.

Entonces vi, que como padres amorosos y pacíficos, nos enfrentamos a un gigante llamado sociedad, que no quiere vivir agrediéndose, pero unos pocos le hacen creer que sí y le venden el producto de la violencia en cada espacio disponible. Nos ponemos límites para demostrar afecto: si te casas, ya no hay tiempo para esas cosas; si tu hijo va creciendo ya es muy grande para andar con esas cosas; si eres feminista o machista, no es respetable andar con esas cosas; si piensas o vives de diferente manera, no mereces disfrutar de esas cosas.

20160618_164604

Y no sé qué es peor, si la intolerancia o la indiferencia; me encanta ver la solidaridad diaria en las redes, donde se condena la agresión a diferentes grupos de seres vivos. Si deforestan una zona, si sacrifican animalitos, si lanzan una bomba en Siria, si se hunde una embarcación en el Mediterráneo, si queman a un grupo de cristianos, si secuestran niñas en África, si disparan a personas de color, si ISIS violenta a su propia gente, si hay una violación masiva y así, tantos ejemplos de agresión, que solo enumerarlos, espanta; una oleada de rezos, de emoticones tristes o enojados, inunda las redes, no existen diferencias al momento de condenar y lo aplaudo, es de corazón cuando digo que me encanta ver esto, simplemente no me cuadra que cuando ISIS lanza homosexuales desde los edificios, en Filipinas los encarcelan, en varias partes de África los masacran, en el mundo entero los encierran en “clínicas de rehabilitación”, en Rusia crean leyes para condenarlos, en nuestro país a diario los discriminan y luego en Orlando hay una matanza… vi como las redes sufrieron sequía de solidaridad. Gente, como en otras ocasiones, dejemos de pensar en género, raza, credo, ideología, orientación sexual, nacionalidad, e.t.c.

Quienes mueren o quedan marcadxs, son seres humanos. Ha pasado una semana y si pudiéramos en este momento dirigirnos a los padres de:

Stanley Almodovar III, 23 años

Amanda Alvear, 25 años

Oscar A Aracena-Montero, 26 años

Rodolfo Ayala-Ayala, 33 años

Antonio Davon Brown, 29 años

Darryl Roman Burt II, 29 años

Angel L. Candelario-Padro, 28 años

Juan Chevez-Martinez, 25 años

Luis Daniel Conde, 39 años

Cory James Connell, 21 años

Tevin Eugene Crosby, 25 años

Deonka Deidra Drayton, 32 años

Simon Adrian Carrillo Fernandez, 31 años

Leroy Valentin Fernandez, 25 años

Mercedez Marisol Flores, 26 años

Peter O. Gonzalez-Cruz, 22 años

Juan Ramon Guerrero, 22 años

Paul Terrell Henry, 41 años

Frank Hernandez, 27 años

Miguel Angel Honorato, 30 años

Javier Jorge-Reyes, 40 años

Jason Benjamin Josaphat, 19 años

Eddie Jamoldroy Justice, 30 años

Anthony Luis Laureanodisla, 25 años

Christopher Andrew Leinonen, 32 años

Alejandro Barrios Martinez, 21 años

Brenda Lee Marquez McCool, 49 años

Gilberto Ramon Silva Menendez, 25 años

Kimberly Morris, 37 años

Akyra Monet Murray, 18 años

Luis Omar Ocasio-Capo, 20 años

Geraldo A. Ortiz-Jimenez, 25 años

Eric Ivan Ortiz-Rivera, 36 años

Joel Rayon Paniagua, 32 años

Jean Carlos Mendez Perez, 35 años

Enrique L. Rios, Jr., 25 años

Jean C. Nives Rodriguez, 27 años

Xavier Emmanuel Serrano Rosado, 35 años

Christopher Joseph Sanfeliz, 24 años

Yilmary Rodriguez Solivan, 24 años

Edward Sotomayor Jr., 34 años

Shane Evan Tomlinson, 33 años

Martin Benitez Torres, 33 años

Jonathan Antonio Camuy Vega, 24 años

Juan P. Rivera Velazquez, 37 años

Luis S. Vielma, 22 años

Franky Jimmy Dejesus Velazquez, 50 años

Luis Daniel Wilson-Leon, 37 años

Jerald Arthur Wright, 31 años

y les preguntáramos: Qué es lo peor que le puede pasar a un padre o una madre? Qué creen que responderían? Como madre, estoy segura de que prefiero ver a mi hijo amar y ser amado por otro ser humano. Jamás me perdonaría estar en los zapatos de la madre de Mateen.

Estoy segura de que lo peor que le puede pasar a un padre es que un hijo muera.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s